jueves, 28 de mayo de 2009

LA CIUDAD DE JERUSALEN

X

LA CIUDAD DE JERUSALÉN

El emperador francés Napoleón Bonaparte, dijo:
“ningún imperio podrá jamás tener éxito sin paz de Jerusalén como su centro, porque éste es el centro de la historia.
Pero tampoco ningún podrá lograr esto, porque tal proyecto es humanamente imposible. Es el misterio de la historia”
El presidente de la Organización para la Liberación de Palestina Yasir Arafat, dijo el día 5 de marzo de 1995, en u n discurso en Gaza:
“Yo les sigo que una promesa es una promesa y todos nosotros marcharemos hasta que nuestros hijos vean ka bandera Palestina ondear sobre Jerusalén, sobre las murallas de Jerusalén y sobre las iglesias de Jerusalén”.
Ninguna otra ciudad en nuestro planeta ha despertado más fervor, pasiones y luchas como la ciudad de Jerusalén.
Cientos de canciones e himnos se han escrito acerca de Jerusalén. Las tres religiones más grandes del mundo reclaman a Jerusalén como su santa ciudad (judío, musulmanes u cristianos).
Guerras y grandes cruzadas se han pelado por siglos enteros por la ciudad de Jerusalén.
Pero, ¿por qué esta pasión y ambición por esta ciudad, aparentemente insignificante?
Jerusalén no tiene los atractivos que cualquier ciudad famosa del mundo tiene. No está sobre un río. No es un puerto marítimo importante. No está construida sobre alguna carretera comercial importante; esta construida sobre un monte, y las ciudades que la rodean sin más altas.
No, ningún fenómeno natural o normal que hace importante a una gran ciudad, está presente en la historia de Jerusalén.
Jerusalén es grande por una sola razón; ES UNA CIUDAD ESPIRITUAL.
Fue fundada para ser la capital del mundo entero, pues sobre este ciudad el Dios de la Biblia dijo:”Jerusalén, ciudad que yo elegí para poner en ella mi nombre” (I Reyes 11:36) “Dijo Jehová: en Jerusalén estará mi nombre perpetuamente” (2 Crónicas 33:4).

JERUSALÉN, EL CORAZÓN DE LOS JUDÍOS
Para los judíos, la viaja Jerusalén, con su “Templo del Monte, es el lugar más sagrado de toda la tierra, pues:
Fue ahí donde Dios dirigió a Abraham para que sacrificara a su único hijo Isaac, 2, 000 años a. C. y 1,000 años antes del rey David.
Allí fue donde Dios le dio instrucciones a David para el Templo. Con el Arca del Pacto. Salomón su hijo finalmente lo construyó.
Fue sobre esta ciudad que los millones de judíos dispersos por todo el mundo oraron por cerca de 2 mil años.
Es sobre esta ciudad que las esperanzas de los judíos han estado puestas hace miles de años, pues cada Pascua dicen solamente: “El próximo año en Jerusalén”.
En esta ciudad fue juzgado, condenado y crucificado el _Hijo de Dios.

LOS MUSULMANES HASTA 1967
En contra de todos los presagios, en Junio de 1967, los judíos volvieron a tomar el control de la ciudad de Jerusalén (la vieja parte de la ciudad), después de 2 mil años.
El general en jefe, Moshe Dayan, entró a la muralla occidental del Templo y proclamó: “Hemos regresado a nuestro Lugar Santo para nunca más volverlo a dejar”.
El amor de los musulmanes por Jerusalén, al contrario, está basado en una ferviente pasión y celo fanático.
Su historia con Jerusalén comenzó con la enseñanza de que:”…Mahoma y su caballo fueron trasportados por Alá al Templo del Monte en Jerusalén”.
Ellos creen fervientemente que Mahoma y su caballo fueron transportados al cielo desde la gran roca sobre la cual está actualmente construida la Mezquita de Omar.
El nombre sagrado musulmán para Jerusalén es Al Quds, que traducido del árabe significa; “el lugar más lejano”.
Ellos creen que este era el lugar más lejano al que Mahoma viajó desde la Meca antes de ascender al cielo.
Varios movimientos del Islam mantuvieron un control indisputable sobre Jerusalén desde las Cruzadas Cristianas en el siglo X, hasta el siglo XII.
Después de casi tres siglos de victorias y derrotas, los musulmanes bajo el brillante liderazgo del Califa Saladino, sacaron a los Cruzados de Tierra Santa.
Los musulmanes, de uno y otro sector, mantuvieron el control de Jerusalén hasta junio de 1967.

PASIONES RELIGIOSAS SIN RESOLVER
Tomando en cuenta todas estas pasiones fanáticas, religiosas y raciales sobre la ciudad santa de Jerusalén, es lógico pensar que esta disputa se agravará en un futuro próximo.
El Templo del Monte de Jerusalén es el lugar más explosivo y estratégico del mundo entero.
El judaísmo y el Islamismo están en colisión constante sobre este pedazo de terreno, lo cual traerá algún día, de acuerdo a la Biblia, repercusiones globales catastróficas.
Esta disputa será sin lugar a dudas, el fusible que inicie e incendie la última batalla de la humanidad; la Batalla del Armagedón (Apocalipsis 16:13, 14, 16).
Así como lo dice la Biblia, la disputa sobre Jerusalén y las fronteras de Israel jamás serán arregladas por ningún tratado de paz ni a través de vías diplomáticas.
Jerusalén, de acuerdo a la Biblia, será “…una piedra de tropiezo para el mundo entero” (Zacarías 12:2, 3) -550 a. C.
Esta profecía enseña que todas las naciones que rodean a Jerusalén (Siria, Egipto, Jordania, Iraq, Irán, Arabia Saudita, Líbano) se levantarán militarmente en contra de ella muy pronto.

JERUSALÉN: TEMA CENTRAL DE LAS PROFECÍAS
Jesús también profetizó que Jerusalén sería la ciudad clave para todos los eventos futuros relacionados con su segunda venida (Lucas 21:20-24).
En los v. 20-23, Jesús predice la destrucción que tuvo lugar el año 70 d. C. por los ejércitos romanos dirigidos por el general Tito; después predice que este evento provocaría una dispersión mundial del pueblo judío “hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan”.
Estos días comenzaron a llegar a su final en junio de 1967.
Todos nosotros estamos literalmente siendo testigos de las últimas horas del tiempo de los gentiles.
¡Esta es la razón por la cual la atención del mundo ha vuelto a centrarse en Jerusalén!

RESUMEN DE LA HISTORIA DE JERUSALÉN
No se puede pasar por alto la importancia del Arca de Pacto en la historia de Jerusalén como el centro del judaísmo.
Sólo en los libros de Samuel se hacen 61 referencias al Arca, lo cual nos muestra su importancia en la historia judía.
El Arca era el objeto que contenía los 10 Mandamientos, el maná y la vara de Aaron (Hebreos 9:1-5).
Cuando el rey David trajo el Arca a Jerusalén, la convirtió en la ciudad más importante, pero su transformación total la hizo su hijo Salomón, quién construyó el primer Templo en el mismo lugar donde Abraham iba a sacrificar a su hijo Isaac.
Desde entonces, Jerusalén ha sido central al judaísmo.
En el año 587 a. C., el rey Nabucodonosor de Babilonia destruyó el Templo y se llevó cautivos a los judíos a Babilonia.
Los persas conquistaron a Babilonia y les permitieron a los judíos construir el segundo Templo en el siglo V. a. C.
Los romanos destruyeron la ciudad y el Templo en el año 70 d. C. y los judíos vivieron en exilio hasta 1948.
El emperador romano Adriano reconstruyó Jerusalén en el siglo II d. C.
Constantino aceptó el cristianismo como la religión oficial del Imperio Romano en el año 390 d. C.
En el siglo VI vinieron los musulmanes contra Jerusalén (los mamelucos de Egipto), y después, los otomanos de Turquía.
Los judíos han constituido la mayoría de la población de Jerusalén desde el año 1800, antes del Movimiento Sionista.
En 1946, la población judía designada por el gobierno británico alcanzaba 100 mil habitantes, en contra de 65 mil árabes.
Desde la Guerra de los Seis Días (1967), los límites de la ciudad de Jerusalén han sido extendidos para incluir a 355 mil judíos y 140 mil árabes en un área de 105 kms. Cuadrados.

LA HISTORIA DE LOS JUDÍOS EN JERUSALÉN
Una de las cosas más sorprendentes de la historia de Jerusalén, es que a pesar que los árabes musulmanes la reclaman como algo histórico, no existe ninguna evidencia de que Mahoma haya estado jamás en Jerusalén.
Mahoma y el Corán contienden que el Islamismo, a pesar de que fue creado en el siglo VII d. C. fue la religión original del Medio Oriente.
Para los musulmanes existe una diferencia muy grande entre Jerusalén y las ciudades de Meca y Medina, pues estas últimas son consideradas sagradas para ellos, no así Jerusalén (a excepción de la Mezquita de Omar). Sin embargo, no fue después de 1948, del renacimiento de Israel, que los árabes se dieron cuenta de los importante que Jerusalén era para ellos.
¡Además de 1967 los árabes nunca hablaron acerca de crear un Estado Palestino!

EL PELIGRO DE LA FALSA PAZ DE ISRAEL
El siglo XX ha sido uno de los más sangrientos de toda la historia, pues se han librando dos guerra mundiales con millones de muertos; el holocausto nazi le quitó la vida a más de 6 millones de judíos. El comunismo, en 75 años, mató a más de 100 millones de personas en los “gulags” de la Unión Soviética. La revolución cultural de China envolvió millones de muertes; la guerra de Vietnam; Camboya; los genocidios de Ruanda, África; las matanzas de Bosnia; etc.
Todas estas matanzas y guerras cumplen las palabras del Señor Jesús:
“Porque se levantará nación (grupos étnicos) contra nación (grupos étnicos), y reino contra reino…” (Mateo 24:7).
Pero el suceso más sorprendente del desarrollo mundial de la década del 90, ha sido la búsqueda de la paz internacional como la gran esperanza para el Nuevo Orden Mundial.
El mundo está siendo divido en coaliciones regionales o en diferentes bloques económicos, tal como la Biblia lo predijo hace miles de años.
La más grande presión que actualmente se está ejerciendo contra alguna nación, es contra Israel.
El mundo desarrollado y los países que dominan la economía internacional, saben perfectamente bien que no puede haber un equilibrio económico internacional si no hay paz en el Medio Oriente.
¿Por qué? Por la sencilla razón de que en el Medio oriente están el 60% de las reservas petroleras del mundo entero.
Israel está siendo forzado internacionalmente a conceder TIERRA POR PAZ.
LA FALSA PAZ DE LOS NAZIS
Aparentemente, el mundo libre no aprendió la lección de la Segunda Guerra Mundial, cuando el Primer Ministro de Inglaterra, Neville Chamberlain, trató en la infame Conferencia de Munich, Alemania, de ofrecerle a Hitler lo que quisiera para evitar la guerra.
Esta estrategia no funcionó en aquellos tiempos y tampoco funcionará ahora.
¿Por qué? Por que para el enemigo cualquier signo de debilidad es fatal.
Esto es especialmente verdad en la dimensión del mundo musulmán.
Las concesiones territoriales que Israel ha sido forzado a ceder, no le traerán jamás la paz con sus enemigos los árabes.
El problema con Israel es mucho más profundo que esto, pues la actual disputa es el resultado de una enemistad de sangre desde los tiempos de Abraham.
Existen razones muy poderosas basadas en convicciones religiosas que harán imposible para el Islamismo, aceptar la existencia del Estado de Israel.
El renacimiento del Estado de Israel en medio de los países árabes es un insulto directo y una contradicción a las enseñanzas de los musulmanes.
¡Es una amenaza a la fe musulmana!

LA PAZ PERMANENTE ES UNA IMPOSIBILIDAD
El mundo árabe no está preparando psicológicamente para coexistir con Israel. Los sentimientos antijudíos pernean todas las facetas de la sociedad árabe.
Por ejemplo: al finalizar 1994, cuando los tratados de paz estaban siendo firmados por árabes y judíos, el Festival Internacional de Cine del Cairo prohibió la asistencia a productores o directores de cine judío.
El señor Saad Eddin Eahba, director de este festival, dijo burlonamente: “Solo los burros, los changos y las zorras están interesadas en tener relaciones con los judíos”
Ningún actor, músico, abogado, ingeniero, periodista o doctor egipcio, puede viajar a Israel.
Después de 15 años de una “paz fría” entre Egipto e Israel, sólo existen dos proyectos económicos en desarrollo.
También tenemos que…el nuevo líder de la Confederación Islámica en Terán, Irán, está determinado a hacer la voluntad de Alá y destruir a Israel para probarle al mundo que su creación fue solamente una “anomalía histórica”.

RECORDANDO LA GUERRA DE YOM-KIPPUR (19739
El día de octubre de 1973, el ejército egipcio atacó a Israel a través del desierto del Sinaí.
El mismo día, Siria invadió desde la Colinas del Golán.
Este día era sagrado para los judíos, pues celebraban el Díos de la Expiación (Yom-Kippur).
Los primeros días parecía como que los árabes ganaban la guerra, pues hubo muchas bajas judías. Durante los primeros tres días, los judíos perdieron 500 tanques y 49 aviones.
Las fuerzas modernas egipcias usaron misiles y defensas electrónicas para abrirse paso hacia la parte oriental del canal.
Los sirios usaron 1,400 tanques para aplastar las defensas israelíes en el Golán y llegaron a las orillas de Galilea.
El general Moshe Datan creyó que ya todo estaba perdido y estuvo a punto de retirarse.
El 8 de octubre, Israel llamó a su primer alerta nuclear y ordenaron la Operación Sansón (matar a todos, junto con ellos).
Una heroica acción de un comandante de ataque israelí y las dudas de las fuerzas sirias, impidieron un holocausto nuclear… ¡para que se cumpliesen las profecías bíblicas!

CUATRO MANERAS EN QUE EL PROCESO DE PAZ PUEDE DESARROLLARSE
Que todo se lleve a cabo de acuerdo a las pláticas de Madrid con tratado de paz entre árabe y judíos a través de diferentes observadores.
Aquí debemos recordar las palabras de Yasir Arafat:”…nosotros veremos el Tratado de Paz como un paso más, no como nuestro destino final”.
Estas palabras de Arafat han sido confirmadas, pues en su infame discurso en mayo de 1994, en las mezquitas de Johannesburgo, dijo:
“debemos continuar luchando una guerra santa para liberar a Jerusalén. Este acuerdo no lo considero superior al que firmó nuestro profeta Mohammed y el Quraysh (Meca)”.
Esto era referencia al acuerdo no-beligerante que Mohammed firmó con la tribu Quraysh, que controla la Meca. Dos años más tarde, Mohammed violó este acuerdo y conquistó la Meca asesinando a los líderes de la tribu.
¡Esto nos refleja las verdaderas intensiones palestinas hacia Israel!
Si agregamos a todo esto que los grupos radicales fundamentales opositores al Tratado de Paz, como Hamas y Hezbolá, están presionando constantemente a Israel desde atrás, podemos darnos cuenta de la gravedad de la situación.
Los oponentes palestinos al proceso de paz lideren, tal vez, el 60% de los palestinos en la ribera Oriental y en la franja de Gaza.

Qué después de todas las concesiones que Israel ha dado, pueda llevar al gobierno israelita a un final, sin pelar.
Los judíos se están desmoralizando y están pediendo su deseo de pelear, esta actitud derrotista podría llevarlos al suicidio militar.

Que el proceso de paz sea detenido o inmovilizado de repente por el nuevo gobierno de línea dura del nuevo ministro, Benjamín Netanyahu.
Esta es una de las posibilidades más probables en el futuro de Israel.
Tres asuntos importantes pudieron derrotar al Partido Laboral de Israel, pues fueron propuestas por Rabin (fallecido) y Simón Peres:
1) Retirarse de las colinas del Golán.
2) Abandonar y evacuar los lugares ocupados por judíos.
3) Hacer concesiones sobre el futuro de Jerusalén.
La población de las Colonias del Golán es de 33 mil personas (18 mil rusos y 15 mil colonos judíos).
El problema principal de estas colinas es estratégico-militar, pues esta zona hace de la frontera oriental de Israel el punto defensivo más fuerte del país.

Que Israel haga las concesiones estratégicas u arriesgue estratégicas u arriesgue vivir en un a ambiente más peligroso.
Este es el escenario que tiene más posibilidades de suceder.
En acuerdo que tuvo lugar en Oslo, Noruega, en 1993, entre palestinos y judíos, se delineó una finalización para los colonos judíos viviendo en los territorios concedidos (Franja de Gaza y ribera Oriental-100 mil judíos para que entrara en efecto en diciembre de 1998.
Esto podría hacer estallar una guerra civil en Israel, pues la mayoría de estos colonos judíos no están dispuestos a abandonar sus tierras.

PELIGRO NUCLEAR EN EL MEDIO ORIENTE
A finales de 1970, Israel acordó entregar la península del Sinaí a Egipto a cambio de un Tratado de Paz.
Antes de entregar esta península, Israel estaba controlado un territorio que cubría 55 mil kms2; actualmente sólo cubre 16 mil kms2.
Si Israel entrega Judea y Samaria, la Franja de Gaza y las Colinas de Golán, sería confinada a un territorio de sólo 13 mil mks2.
En contraste, la línea frontal de los estados árabes (Egipto, Jordania, Líbano y Siria) cubren un área de 800 mil kms2.
El área total de todo el mundo árabe es de 8’200,000 kms2.
La mayor parte de los estrategas militares están de acuerdo en que, mientras más concesiones haga Israel de territorios, más vulnerables hará sus fronteras y más probabilidades tendrá de tener que usar armas nucleares para defenderse.
Trágicamente esto parece ser lo que sucederá en el Medio Oriente muy pronto, pues parece ser que el mundo está empujando a Israel a un rincón sin salida y forzándola a usar sus armas nucleares para sobrevivir.
Si las naciones árabes, con su superioridad numérica, lanzan un ataque masivo contra Israel, incluyendo tanques, artillería convencional y misiles aire-tierra, Israel tendrá forzosamente que recurrir a las armas nucleares.
Israel casi siempre ha atacado después de ser amenazado por sus enemigos, como en:
La Guerra del Canal de Suez, en 1956.
La Guerra de los Seis Díaz, en 1967.
La destrucción de un reactor nuclear iraquí, en 1982.
El ataque contra los campamentos de Hezbolá en el Líbano, en 1996.
Sólo la Guerra de yom-kippur en 1973, fue la excepción, pues Israel fue atacada sorpresivamente en dos frentes por árabes.
Esta es pues, la triste y trágica realidad. Si Israel devuelve Judea, Samaria, la Franja de Gaza y las Colinas del Golán no podrá jamás defenderse en contra de las naciones musulmanes con simples armas convencionales.
Israel tendrá sólo una opción, que ellos mismo llaman: Operación Sansón, o sea, morir, al igual que Sansón, junto con sus enemigos.
La Biblia profetiza que esta será precisamente la opción a la que Israel tendrá que llegar cuando todos sus enemigos la rodeen (Zacarías 12:2, 3, 9; 14:2) y después de esta guerra nuclear…aparecerá el Señor Jesucristo descendiendo sobre el monde donde fue crucificado, el Monte de los Olivos, para juzgar a las naciones sobrevivientes y salvar a Israel (Zacarías 14:1-16; Mateo 24:29-31; Apocalipsis 19:11-16).

EL FUTURO DE JERUSALÉN
La Biblia profetiza acerca de un “pacto” que será confirmado por 7 años, antes de la Batalla del Armagedón y de la segunda venida de Jesucristo a la tierra, cuando venga a establecer su reino terrenal.
Este pacto estará relacionado con la situación de la ciudad de Jerusalén, la reconstrucción del Templo judío y la restauración de sacrificios de animales, conforme al antiguo Testamento dentro del sacerdocio levítico.
Esto lo sabemos porque, cuando sea profanado el Templo y este pacto quebrado, el Anticristo se constituirá como dios y ordenará su adoración (Daniel 9:27; 2 Tesalonicenses 2:3, 4; Apocalipsis 11:1, 2).

EL PACTO DE JERUSALÉN
Un documento llamado el Pacto de Jerusalén fue propuesto por el presidente de la Suprema Corte de Justicia de Israel, Sr. Menahem Elon, y presentado al pueblo judío en la ciudad de Jerusalén el día 28 de mayo de 1992.
Esta fecha conmemora el 25º aniversario de la reunificación de Jerusalén, pues desde que Jerusalén fue reunificada por la Guerra de los Seis Días (1967), se estableció como el Día Oficial de Jerusalén en Israel.
Este Pacto de Jerusalén circuló entre el mundo judío alrededor del mundo durante un año, y fue regresado a Jerusalén para las firmas finales del Día de Jerusalén, el 19 de mayo de 1993.
Para la firma de este pacto, estuvieron presentes todos los miembros del Gabinete del Congreso de Israel (el Knesset), los oficiales de las Fuerzas de Defensa israelí, la policía local y las principales figuras de la política del estado de Israel.
Más de 1,500 personas presenciaron la firma de este Pacto, el cual fue firmado por el Primer Ministro de Israel (Yitzhak Rabin…ya fallecido), el presidente del Congreso israelí, el presidente de la Suprema Corte, los principales rabies de Israel, el presidente municipal de la ciudad de Jerusalén, y demás miembros de los distintos gabinetes y altos oficiales.
El Pacto de Jerusalén declara que la Jerusalén Unida es la eterna capital del Estado de Israel y que jamás deberá ser entregada a nadie.
Se refirma que “Jehová escogió la ciudad de Jerusalén para que Su Nombre esté ahí, haciéndola de esta manera, el centro espiritual del pueblo judío.
Este Pacto cuelga actualmente en el edificio de Knesset israelí.

La nación de Israel se encuentra actualmente dividida en relación a la definición política que el gobierno de Israel ha decidido acerca de la devolución de los territorios ocupados durante la Guerra de los Seis Días.
Algunos están de acuerdo con las negociaciones con la OLP, otros no, pero en lo que sí están de acuerdo por unanimidad todos los judíos es que…la Jerusalén Unida no es negociable.
Los palestinos, otra parte, dicen que no habrá paz total en el Medio Oriente mientras Israel siga insistiendo en retener la absoluta soberanía sobre toda la ciudad de Jerusalén.

Las resoluciones 242 y 338 de las Naciones unidas dicen que: “Israel debe dejar los territorios ocupados durante la guerra de 1967 para que haya seguridad dentro de sus fronteras”.
A pesar de que Jerusalén oriental es parte de estos territorios, todos los gobiernos del mundo, incluyendo a los E. U., han rehusado establecer sus embajadas en Jerusalén, aún cuando Israel la considero su capital.
El principal problema entre judíos y árabes no es tanto los territorios ocupados, sino la situación actual de Jerusalén.
Cuando las conversaciones de paz. Comenzaron en Madrid, España, en octubre de 1991, se acordó que el tema de Jerusalén no debía ser tratado en la primera ronda de pláticas; el principal tema sería la situación de las Colinas del Golán y la autonomía Palestina.
Meses después, los palestinos volvieron a insistir en que la situación de Jerusalén debía ser otra vez el principal tema a tratar.
Esta es la razón por la cual la mayoría de los líderes políticos y religiosos acordaron firmar cuanto antes, el Pacto de Jerusalén.

Lo que es asombroso a la luz de la Biblia es que…un Pacto acerca de Jerusalén será firmado ¡exactamente siete años antes de la segunda venida de Cristo a la tierra!
Parece ser que… ¡el pacto de Jerusalén será el documento que el Anticristo confirmará!
¿Fue el acuerdo firmado entre la OLP e Israel el día 13 de septiembre de 1993 la confirmación del Pacto?
De acuerdo a la profecía de Daniel 9:27, el Anticristo “confirmará” un pacto en relación a Israel, y para que esto sea posible, tiene que existir antes un pacto ¡el cuál confirmará el Anticristo!
Si el Pacto de Jerusalén será el pacto que el Anticristo confirme, entonces el Anticristo debe estar ya vivo en este planeta y en cualquier momento hará su aparición en el escenario político del mundo.

EL ACUERDO DE PAZ DEL MEDIO ORIENTE
El día 13 de septiembre de 1993, más de 3 mil dignatarios de todo el mundo se reunieron alrededor de la Casa Blanca, en Washington, D.C., para presenciar como testigos la firma de un Tratado de Paz entre la nación de Israel y la OLP.
Las conversaciones de paz habían tenido inicio entre los árabes e israelíes, en Madrid, España, en octubre de 1991, aparentemente, sin ningún progreso.
En junio de 1992, las elecciones de Israel tuvieron lugar, y el Partido Likud, dirigido por Yitzhak Shamir, había prometido en su campaña que no cederían una sola pulgada de los territorios ocupados en la Guerra de 1967.
El Partido Laboral, dirigido por el Yitzhak Rabin prometió “cambiar tierras por paz”.
Rabin dijo que la paz sólo sería lograda a través del compromiso del territorio y que los sueños de un “Gran Israel” basados en las antiguas profecías bíblicas, eran un obstáculo par ala paz, los cuales eran promovidos por los religiosos radicales.

Rabin y su Partido Laboral ganaron con una estrepitosa victoria, y con esto, Israel votada claramente para “cambiar tierra por paz”
Durante su campaña, Rabin había también prometido concluir una cuerda sobre la autonomía Palestina dentro de los 9 meses de sus elecciones.
Después de estar gobernando durante un año, a la gente le pareció como que Rabin les estaba fallando, pues no había todavía ningún acuerdo para la paz.
La violencia de la “intimada” palestina parecía terminar con la paciencia del pueblo judío, y el acuerdo para que los palestinos vinieran dentro de Israel, era la necesidad más apremiante del momento.

El más grande obstáculo era la posibilidad de que Israel rehusara reconocer a la OLP y su líder Yasir Arafat.
Yasir Arafat era un terrorista que había dirigido ataques en contra de la nación de Israel durante 30 años, e Israel no quería ningún trato con él.
Sin embargo, él tenía la lealtad del pueblo palestino, y nadie más que el podía firmar cualquier acuerdo sobre el futuro de los palestinos.
Israel comenzó secretamente a establecer contacto con Arafat a través del gobierno de noruega en la ciudad de Oslo, y las conversaciones duraron varios meses.
En septiembre de 1993, el mundo quedó impactado ante la noticia que Israel y la OLP habían llegado a un acuerdo para firmar la paz.
Ese mismo mes, Israel reconocía a la OLP como la única organización legítima representante del pueblo palestino; Arafat también reconoció el derecho de Israel de Existir.

En Washington, D.C., aparecieron en la Tilos rostros del presidente William Clinton, Yitzhak Rabin y Yasir Arafat firmado el tratado de paz.
Los discursos estuvieron a cargo se Simon Peres (Ministro de Relaciones de Israel); el jefe de las negociaciones palestinas, Sr. Mahmoud Abbas; el Ministro de Realaciones de Noruega, Johan Jorge Holst; y el Ministro de Relaciones de Rusia, Sr. Andrei Kozyrev.
En seguida, la mano extendida de Arafar se encontró con la mano de Rabin, y el mundo presenciaba en ese instante el apretón de manos histórico que no se había visto en los últimos 3,000 años entre Israel y sus más acérrimos enemigos, los palestinos (filisteos).

Este acuerdo determinaba poner en las manos palestinas la Franja de Gaza y la ciudad de Jericó para diciembre de 1993.
Los palestinos serían autónomos en su gobierno e Israel sólo sería responsable de la seguridad.
Estas medidas se llevaron a cabo para ver si los palestinos eran capaces de gobernarse a sí mismos y los dos bandos podrían vivir en paz.
Este Tratado de Paz también acordaba las negociaciones en relación a la situación de Jerusalén y el área de la ribera Oriental en no menos de los tres años siguientes a la firma de este tratado.

Este acuerdo árabe-israelí confirmaba el Pacto de Jerusalén, dejando a Jerusalén en manos de los judíos, por el tiempo presente.
Este Tratado también, forzaba a Israel a hacer lo que el Pacto de Jerusalén decía no debían hacer…negociar el futuro de Jerusalén.

EL DILEMA DE LA CIUDAD DE JERUSALÉN
De alguna manera, en un futuro próximo, Jerusalén se convertiría en el centro de la discordia internacional, y la mayoría de las naciones del mundo se volverán en contra de ella (Zacarías 12:2-4).
Desde la Guerra de los Seis Días (1967), han existido disputas acerca de las colinas del Golán, la ribera Oriental, la franja de Gaza, Jericó y Jerusalén.
Pero de todos estos territorios en disputa, ninguno es tan difícil de resolver como la situación de la ciudad de Jerusalén.
Israel afirma que jamás entregará el control de Jerusalén, pues el Pacto que firmaron establece que: “Jerusalén es nuestra eterna capital dada por Dios y no permitiremos que vuelvan a ser dividida”.
Mientras vivieron alejados por más de 2 mil años de la ciudad Santa y de su pascua cada año, los judíos oraban diciendo: “El próximo año en Jerusalén”.
Por esta razón es dudoso que los judíos ni siquiera consideren la posibilidad de entregar Jerusalén ahora que la han recobrado.
Pero al mismo tiempo, los palestinos dicen que jamás habrá paz total en el Medio Oriente hasta que tengan, por lo menos en parte, alguna porción de la ciudad de Jerusalén como su capital.

Aún cuando Israel anexó formalmente la parte oriental de Jerusalén en 1980 haciendo a la Jerusalén Unida su capital, las naciones del mundo han rehusado poner sus embajadas ahí.
Una resolución dada en marzo de 1994 por las Naciones Unidas votó para que Jerusalén fuera clasificada como “un territorio ocupado”.
Los E. U. se abstuvieron de votar en esta resolución.

Esta disputa de Jerusalén no es nada nuevo, pues tanto los árabes como los judíos la han reclamo desde que Palestina fue dividida por las Naciones unidas en 1948.
En esa época, las Naciones Unidas declararon a Jerusalén una ciudad internacional, e Israel tuvo que aceptarlo forzadamente, aunque los árabes no aceptaron la creación de un estado judío en el Medio Oriente. Al otro día lanzaron su primer guerra en contra de los judíos.
Cuando se declaró el cese al fuego, Jerusalén fue dividida y la parte más codiciada (el Templo de la Montaña) fue entregado en manos jordanas.
Este estado de cosas permaneció igual hasta 1967, cuando Israel conquistó toda la ciudad y el área de la ribera Oriental
Cuando se firmó el Tratado de Paz el 13 septiembre de 1993, el asunto de Jerusalén fue pospuesto, pero listo a tratar para 1994.
Aún cuando el gobierno israelí ha declarado públicamente que la ciudad de Jerusalén no es negociable, el hecho es que el gobierno de Rabin firmó un acuerdo para negociar el estado de Jerusalén.

EL FUTURO DE JERUSALÉN
La Biblia explica claramente que Jerusalén será muy pronto regresada al control de los gentiles, excepto por el área del Templo (Apocalipsis 11:1, 2).
Observamos en primer lugar que:
El templo estará completo para el tiempo de esta profecía.
Si no hubiera Templo, no se le hubiera instruido al apóstol Juan a que “lo midiera”.
Los gentiles “pisotearán Jerusalén por tres años y medio (42 años)”.
En este tiempo, el Anticristo estará gobernando el mundo.
Todo esto nos muestra que es posible que Jerusalén sea declarada otra vez como una ciudad internacional que sirva de capital, tanto a palestinos como a judíos.
El rabí Chaim ritchman, Director de Asunto públicos de Israel, dice que la construcción del Templo judío podía estar lista en pocos años.
El Instituto del Templo tiene ya preparados los planos arquitectónicos para la construcción de este Tercer Templo.
El ex-primer Ministro de Israel, Yitzhak Rabin dijo que el año de 1994 sería el año para la paz en el Medio Oriente.
Sólo falta en la mesa de las negociaciones: Siria y Líbano, pues Egipto, Jordania y la OLP ya están dispuestos a buscar la paz.
A Irán e Iraq no se les considera por tenerlos como radicales-locos-extremistas-peligrosos.
Siria afirma que se sentará que se sentará en la mesa de las negociaciones si se le devuelven las Colinas del Golán, y puesto que el Líbano está bajo el control de Siria, cuando Siria firme, lo hará el Líbano.
El obstáculo más grande a superar será la ciudad de Jerusalén.
La población de Jerusalén oriental es predominantemente árabe, y las dos “mezquitas” árabes que dominan el Templo de la Montaña son un argumento poderoso para la presencia árabe en ese lugar.
Los judíos tampoco estarán nunca contentos hasta que tengan en su posesión el área del Templo o la Cúpula de la Roca.

La Biblia también profetiza que el Anticristo moverá sus cuarteles generales a Jerusalén (Daniel 11:45; 2 Tesalonicenses 2:3, 4).
El futuro escenario será como sigue: una vez que Jerusalén sea hecha ciudad internacional, toda la gente del mundo se considerará ciudadanos de Jerusalén también.
Será el foco central de la unidad internacional y de la hermandad humana.
En una entrevista hecha al papa Juan Pablo II en la revista “Parade” el día 3 de abril de 1994, dijo: “Confío que mientras mas nos acerquemos al año 2000, Jerusalén sea convertida en la ciudad de la paz internacional, donde toda la gente se congregue, particularmente, todas las religiones que tienen su origen en la fe de Abraham”.
Cuando el Anticristo llegue al poder, pensará en su corazón: “yo soy ahora el líder internacional, así que los mas conveniente será que mis oficinas centrales se encuentren en la ciudad internacional del mundo: Jerusalén”.
Pero, existirán razones más profundas detrás de los motivos del Anticristo para establecerse en Jerusalén.
Hace 3,000 años Dios declaró que Su nombre estaría en Jerusalén (I Reyes 11:36) pues en Su soberanía planeó que esta ciudad fuera el centro de la adoración de la pueblo judío.
Como Satanás siempre ha tratado de desplazar a Dios, intentará, a través de la persona del Anticristo, poner también su nombre ahí, y tendrá éxito por tres años y medio (Apocalipsis 13:4-8).
Es interesante notar que existen planes para cambiar la sede de la ONU de Nueva York a otra ciudad del mundo, por el tremendo déficit económico que tienen actualmente. Las oficinas en Nueva York han resultado demasiado caras.
Alemania ha hecho una oferta al ofrecer la ciudad de Bonn, libre de renta.
Si Jerusalén se convirtiera en una ciudad internacional, ¿no sería apropiado considerar cambiar la ONU a la ciudad de la Paz?
Jerusalén se convertirá en una ciudad inmoral y mundana (Apocalipsis. 11:7, 8).
Actualmente, sólo en la ciudad de Tel-Aviv, la inmoralidad y el libertinaje sexual reina por doquier.
Jerusalén dos grandes terremotos (Apocalipsis 11:13; 16:18-20).
Jerusalén será la causa de la Tercera Guerra Mundial (Zacarías 12:2, 3, 9, 11; 14:1-9,11).
Es interesante notar otra vez que, durante la Guerra del Golfo Pérsico se juntaron más de 28 naciones para pelear contra Iraq.
Esta fue la primera vez en la historia que se reúne un ejército de tal manigtud en el medio Oriente.
¡La próxima vez será alrededor de Jerusalén!
Después de la Tercera Guerra Mundial, Jerusalén se convertirá en la capital del mundo entero (Apocalipsis 21:10-14, 22-27; 22:1-7).
La Biblia nos recuerda orar siempre por esta ciudad, donde Dios escogió tener su nombre para siempre:
“Pedid por la paz de Jerusalén; sean prosperados los que te aman”, (Salmo 122:6).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada